jueves, 17 de enero de 2019

Ventajas de la balnoterapia o crenoterapia


Lo relacionado con el agua, como la balnoterapia o la crenoterapia, la técnica alternativa de que vamos a tratar, ofrece ventajas físicas, para el bienestar mental y también para el organismo de manera general.

Ello es gracia a la utilización de aguas mineromedicinales para fines terapéuticos. Es una terapia que se utilizaba ya desde los inicios de la historia hace muchos siglos, y parece que ahora se recupera gracias a la proliferación de toda clase de centros de salud donde emplea el agua de manera consciente.

El agua mineral tiene múltiples propiedades que se aprovechan en la crenoterapia.

Las aguas que se utilizan en estos centros son pensadas para curar diversas dolencias, siendo terapias alternativas que cada vez se demandan más, especialmente para las personas que sufren de estrés y necesitan alejarse de todo en tales centros de contratación de seguro de gastos medicos mayores.

Acción de las aguas sulfatadas cálcicas


En este caso, si hablamos de la acción de las aguas sulfatadas cálcicas, los beneficios actúan en el aparato digestivo, mientras que las aguas sulfurosas se suelen emplear para las afecciones de la piel, las relacionadas con la respiración o aquellos dolores de órganos reproductores correspondientes a las mujeres.

El cloruro aporta energía y refuerza a las personas que tienen problemas relacionados con los huesos, además de asma, catarros, etc.

Esta técnica englobada en la hidroterapia tiene más ventajas para las personas, desde potenciar la musculatura, ganar agilidad y ayudar a adoptar una posición de vasodilatación, gracias a los cambios de temperatura del agua.

Además, se ha demostrado que las aguas radiactivas hipertermales tienen efectos sedantes, algo que atrae a miles de personas, que se pasan el día trabajando y necesitan una mente clara para seguir con sus deberes diarios.

Ello se consigue gracias a diversos elementos, como los las piscinas de contrastes, los baños de vapor, la ducha a presión, las duchas escocesas, la circular o la lumbar, al tener el centro diversas instalaciones para cada dolencia y el tratamiento de cada parte del cuerpo.

También hay saunas, bancos de calor, fuentes de hielo, y otros tratamientos afines en los que se emplean también parafinas o fangos, utilizados en gran mayoría en balnearios o spa.