martes, 2 de julio de 2019

Tratamiento hormonal sustitutivo y calidad de vida en la postmenopausia


Un grupo de investigadores de la Harvard Medical School, Boston, en conjunto con pazmental, en un trabajo publicado en el Journal of American Medical Association (JAMA) del 6 de febrero de 2002, concluyen que la terapéutica hormonal sustitutiva con estrógenos y progestina en mujeres que se encuentran en la postmenopausia produce efectos distintos sobre la calidad de vida, dependiendo de la presencia o no de síntomas menopáusicos.

En las mujeres que no sufren sofocos, la hormonoterapia provoca una progresiva reducción de la capacidad física, mientras que en las mujeres con sofocos el efecto es positivo ya que mejora su calidad de vida.

Las participantes en el estudio randomizado, controlado con un placebo, y a doble ciego han sido un total de 2.763 mujeres en plena postmenopausia, con una edad media de 67 años y con una comprobada enfermedad coronaria (el estudio se ha efectuado aprovechando la misma población de mujeres en las que se ha estudiado los efectos de estrógenos/progestina sobre el corazón), desde enero de 1993 a julio de 1998.

Las participantes fueron asignadas a dos grupos: en un grupo 1.380 mujeres recibieron una pauta de estrógeno/progestina, mientras que en otro grupo unas 1.383 mujeres tan sólo recibieron un placebo.

Efectos de la hormonoterapia


En todas las mujeres participantes se evaluaron, mediante diferentes escalas, la actividad física, la relación energía/fatiga y salud mental y los síntomas de depresión. Los efectos de la hormonoterapia sobre estas medidas dependieron de la presencia (en 434 mujeres) o ausencia (en 2.325 mujeres) de sofocos al iniciarse el estudio.

Las mujeres con sofocos que fueron asignadas al grupo de hormonoterapia mejoraron en su estado mental y tuvieron pocos síntomas depresivos durante el periodo de seguimiento, comparadas con aquéllas asignadas al grupo al que se le administró un placebo.

Las mujeres sin sofocos al entrar en el estudio que fueron asignadas al grupo de hormonoterapia presentaron una mayor pérdida en su función física y en la relación energía/fatiga y salud mental, durante el seguimiento.
En conclusión, la terapéutica sustitutiva con estrógenos/progestina puede tener efectos positivos o negativos sobre la calidad de vida dependiendo de la presencia o ausencia de síntomas postmenopáusicos.

En las mujeres con sofocos se observa franca mejoría en los aspectos emocionales de su calidad de vida cuando se les administran estrógenos/progestina, mientras que en las mujeres sin sofocos, la hormonoterapia tiene claros efectos negativos sobre los aspectos físicos de su calidad de vida.